Como calcular remuneración pretendida en trabajos remotos

Una de las preocupaciones mayores de los candidatos en toda entrevista de trabajo, suele ser el monto del salario que deben pedir. Esto, además de ser incómodo, es considerado “un antes y un después” en toda entrevista. Por eso, no es de extrañar que te sientas un tanto incómodo si tendrás una entrevista remota en los próximos días. 

Hay 8 sugerencias que tienes que recordar para calcular la remuneración pretendida en trabajos remotos:

8 Sugerencias para calcular la remuneración en un trabajo remoto

  1. Haz una investigación de mercado

No es necesario que sea demasiado extensa o minuciosa, pero sí tienes que tener una referencia de lo que otros, (en puestos similares a los que te postulas), están pidiendo como salario. 

Busca en internet o pregunta a colegas que hagan lo mismo que tú. Es importante, en este sentido, que tengas en cuenta la experiencia, ya que a menudos esta es una de las variables más notables. 

Acude siempre a fuentes que sean confiables: estadísticas, convenios salariales o censos en caso de que corresponda. 

  1. Deja que sea el empleador que saque el tema

Es posible que tras un tiempo de conversación inicial, te preguntes ¿cuánto irán a pagarte? Sin embargo, es mejor hacer a un lado la ansiedad y dejar que el empleador o quien te contrate saque el tema de la remuneración. 

Es importante que quien te contrate vea que no solamente te encuentras interesado en el salario, ya que si bien esta es la razón principal, también hay razones que hacen a que elijas uno u otro empleo. 

Con frecuencia, los empleadores buscan personas que se sientan motivadas a dar lo mejor de sí mismos en el puesto de trabajo, más allá del salario a percibir. Si puedes expresar esto con claridad, sinceridad y en el momento correcto, estarás dejando en claro que la remuneración no es tu única expectativa o ambición para el puesto al que te postulas. 

  1. Establece un rango salarial y no un número exacto

Si llega el momento en que preguntan cuánto es lo que pretendes percibir como salario, es importante que no des un número exacto. Por el contrario, establece un rango. Sería conveniente, adicionalmente, que también indiques si este es un salario neto o bruto y si el mismo es mensual, quincenal o anual. Dejar en claro estos detalles, te ahorrará posibles malas interpretaciones futuras. 

  1. No dejes de valorar tus años de experiencia 

A veces, cuando buscas empleo, el candidato suele pensar que si indica un valor inferior, será considerado más que otros candidatos. Esto, no necesariamente es cierto (o no lo es todos los casos). Por el contrario, si valoras tu experiencia y capacitación, es posible que el empleador observe que aprecias el recorrido hecho y deseas continuar avanzando. Esto, sin dudas, dará una impresión positiva al empleador, pues todos deseamos tener una persona comprometida con su trabajo y con ganas de avanzar en él. 

  1. Usa la diplomacia para invertir la pregunta

Si al inicio de la entrevista te sientes intimidado por la pregunta del posible empleador, es importante que tengas la velocidad para poder usar esto a tu favor e invertir las posiciones ¿Cómo puedes lograr esto? Simplemente, tras la pregunta por la remuneración que pretendes, puedes responder lo siguiente:

Antes de poder decir algún tipo de remuneración, me gustaría saber algo más del trabajo que se requiere” Aquí puedes indagar un poco más sobre aspectos como objetivos, equipo de trabajo, desafíos actuales que tenga el puesto, horarios a cumplir, días de descanso, etc. 

También podrías invertir literalmente la pregunta: “He considerado una remuneración que podría rondar en XXX mensual/semanal/diaria, etc. Sin embargo, ¿qué idea de salario consideran ustedes?”. De este modo, expones un rango aproximado y aguardas a que el empleador indique lo que están dispuestos a invertir en tu trabajo.  

  1. Considera el tamaño de la empresa que te contrata

A veces los salarios están directamente relacionados con el tamaño de la empresa. Por eso, empresas grandes pueden pagar mejor que empresas pequeñas. Si tienes en cuenta el tamaño de la empresa para la que serás posiblemente contratado, podrás tener una idea más aproximada del rango a pedir. 

  1. Tipo de puesto

Es importante que consideres el tipo de puesto: no es lo mismo si te postulas a un puesto profesional que si lo haces a uno que no requiera titulación o experiencia previa. Los puestos con mayor preparación requieren de salarios a percibir más elevados que aquellos que no requieras titulación o conocimientos específicos.

  1. Consulta otros beneficios laborales

A veces, las empresas no ofrecen grandes salarios, pero brindan beneficios adicionales muy tentadores. Averigua si este es el caso; puede sucedes que te encuentres con empresas que ofrecen días de cumpleaños off (es decir, que no tiene que trabajar ese día), gimnasio sin cargo, convenios para vacaciones, descuentos en viajes, etc. 

Estos beneficios, aunque no es en sí misma una remuneración salarial, se considera como beneficios para los empleados. 

 

Blog

Deja un comentario