10 Actividades para fortalecer vínculos de trabajo (especialmente en equipos remotos)

Los trabajos remotos pueden ser un verdadero desafío a la hora de generar pertenencia y sentido de la unidad en un grupo. Sin embargo, estos son valores deseables si se quiere afianzar el mismo y consecuentemente, lograr una mejor productividad. 

Para poder lograr la colaboración y estabilidad en entornos virtuales, es necesario conocer algunos aspectos que pueden ayudarte a mejorar el desempeño dentro del grupo ¿De qué se trata? Te contamos sobre 10 actividades para fortalecer vínculos de trabajo. Sin duda, herramientas que te servirán en diferentes situaciones. 

10 Actividades para fortalecer vínculos de trabajo (especialmente en equipos remotos)

  1. Actividad de cine compartido

¿Qué pensarías si tu jefe te propone que todo el equipo vea una película determinada o el capítulo de una serie? Esta es una actividad que puede ser bastante entretenida, aunque también puedes realizar la misma con una finalidad específica. Por ejemplo, puedes elegir una película que tenga una temática social si luego deseas abordar ese tema en la reunión sincrónica con tu equipo.

Esto mismo lo puedes hacer con un libro. Hay libros que favorecen la unión del grupo proporcionando herramientas variadas. Estos pueden ser “El factor Fred”, “6 Sombreros para pensar”, “Las cosas son lo que tú quieres que sean”, entre otros tantos.

Otra de las opciones similares, puede ser compartir una función de teatro virtual con el equipo de trabajo. Existen, en la actualidad, plataformas de teatro remoto en donde, mediante el arancel mensual de una cuota, se puede acceder a cualquier tipo de obra de teatro. Esto es atractivo para determinados entornos virtuales.

Para poder elegir si compartir una película, un capítulo de una serie, un libro o una obra de teatro, tendrás que tener en cuenta el tipo de equipo y sus características internas. 

Con cualquiera de las actividades arriba propuestas, se pretende fortalecer los lazos sociales entre compañeros de trabajo, teniendo como objetivo principal conocer más a aquellos que forman parte de este. 

  1. La historia grupal

Esta es una actividad que se puede realizar al inicio de una reunión o bien para divertirse un rato. Se trata de una historia que será armada de manera grupal. Es importante designar al inicio de la reunión una persona encargada de redactar la historia que contarán. 

En primer lugar, se debe asignar a cada participante un número. Una vez numerados, inicia el participante con el número 1, continuando el número 2 y así sucesivamente. Cada participante tendrá como objetivo añadir una parte de la historia. Por ejemplo, el organizador de la actividad puede comenzar: “Había una vez, en un lejano país/pueblo/aldea, etc

El segundo participante deberá continuar la historia añadiendo al menos una oración en donde se produzca una acción. 

Con esta propuesta se puede medir el nivel o grado de participación de los integrantes, pero al mismo tiempo la creatividad, iniciativa y espontaneidad de los mismos.

  1. Cazando objetos 

Esta actividad consiste en pedirle a tu equipo que busquen objetos que empiecen con determinadas letras que se mencionarán a continuación. De este modo, y tras iniciar con un cronómetro o reloj, se determina la primera letra. Los participantes deben correr en busca de un objeto que tengan en sus hogares que empiece con la letra mencionada.

Puedes establecer una especie de puntaje para aquellos que en el menor tiempo logren cazar los objetos pedidos. Por ejemplo; objetos que empiecen con la letra “L”.

Variante: esta actividad también se puede hacer con colores, en lugar de con la inicial de la letra. Por ejemplo, objetos con el color “azul”.

  1. Lorenzo pide…

Este es un juego muy conocido por los niños y que también se puede aplicar en adultos, solo que en el caso de los niños el juego recibe el nombre de “Simón dice”.

La dinámica de la actividad tiene como objetivo que los participantes se muevan. 

Uno de los participantes deberá ser Lorenzo. Este anfitrión deberá pedir diferentes objetos, pero solo los participantes deben ir en busca de ellos si quien los pide antepone la frase “Lorenzo pide…”. 

En caso de únicamente pedir el objeto, los participantes no deben corren en busca de los mismos. Por ejemplo: “Lorenzo pide una hoja de papel”. En este caso los participantes deben ir en busca del pedido. Por el contrario, si el participante dice: “pido un bolígrafo”, los participantes deberán permanecer en sus lugares sin acceder al pedido.

Con esta actividad se evalúa la capacidad de los participantes de comprender una consigna y la atención sostenida y alternante que se precisa para dicha actividad.

  1. El abecedario de los emojis

Para esta actividad es necesario establecer, con anterioridad a la reunión, el abecedario de los emojis. Es decir, indicar una letra para cada emoji. Luego se enviará dicho abecedario elaborado y mensajes que los participantes deben descifrar. 

Con este juego se puede observar cuánta habilidad cognitiva en memoria de trabajo tienen los participantes.

  1. Una decisión trascendental

Este juego consiste en armar un listado de cosas valiosas para los integrantes del equipo. Luego se establecen opciones entre el listado. Por ejemplo, si los participantes nombraron como valioso un Smartphone y un pastel de manzana, se puede dar como opción ambas objetos indicando que deberán elegir uno para que el otro sea borrado del mapa. Si los participantes eligieron el Smartphone, se puede comparar este objeto con otro: ¿Smartphone o reuniones con amigos? De esta forma, se irán eliminando las opciones hasta que quede una sola que, sin dudas, será un objeto o actividad muy valorada por el grupo. 

Con este juego es fácil poder observar la escala de valores de cada uno de los integrantes. 

  1. Los extraterrestres invasores

Este juego es perfecto para aquellos equipos remotos que cuentan con participantes de diferentes orígenes e idiomas. 

La consigna es que los extraterrestres han invadido la Tierra y ellos desean aprender algo de la empresa, pero como desconocen el idioma, lo deben explicar mediante la elección de 5 objetos (que pueden los participantes dibujar o elegir los objetos) o mediante 5 símbolos.

Este juego te servirá para conocer la capacidad de expresión, participación activa, creatividad y comunicación que tiene cada integrante de tu equipo. 

  1. ¿Quién es quién?

Este juego es similar al juego de mesa, pero con la diferencia que se realiza de forma virtual. Antes de iniciar el juego, se debe pedir a uno de los participantes que cancele su cámara. Al mismo tiempo, se le indica el personaje secreto al que deberá representar. Supongamos que este es John Lennon. El participante solo podrá responder “sí”, “no” o respuestas breves ante preguntas de los otros participantes. Estos deberán realizar una pregunta por turnos. Por ejemplo;

  • ¿Eres un ser vivo? El jugador con la cámara apagada dirá “
  • ¿Eres una persona o un animal? – “Soy una persona
  • ¿Eres una mujer? – “No

Con cada pregunta los participantes estarán más cerca de adivinar quién es el personaje oculto. 

Con este juego, sabrás la capacidad de los participantes de realizar relaciones lógicas y asociativas y la rapidez de concusión de cada uno. 

  1. La cafetería virtual

Esta actividad permite sentir una mayor unidad de equipo y cercanía entre los participantes. Si bien se puede realizar con la sola finalidad de compartir todos juntos un café (u otra infusión) de forma remota (es decir que cada participante se prepare en su lugar de trabajo una taza de café) también se puede (si las condiciones lo permiten) acercar una taza de café a cada participante de manera real. 

Esto requiere cierto trabajo de logística inicial por parte del organizador. La finalidad es que, tras el encuentro sincrónico, cada participante reciba en su domicilio una taza de café que puede ser contratada por algún servicio de cercano a cada domicilio.

El objetivo de esta actividad es elevar el sentido de pertenencia y el cuidado a los integrantes. 

  1. Dos y una

Esta es una de las actividades que se hace para romper el hielo al inicio de una reunión virtual. Se trata de que cada integrante cuente dos verdades y una mentira de sí mismo. El resto de los participantes deberán adivinar cuál es son verdad y cuál es la mentira. 

Si quieres hacer esta competencia más divertida, puedes pedirle al equipo que cuenten experiencias increíbles. 

Blog

Deja un comentario